lunes, 21 de septiembre de 2015

Óscars del futuro: Jake Gyllenhaal.

Si eres lector habitual de este sitio web sabrás que tengo predilección por el trabajo de Jake Gyllenhaal, el actor americano que con cada nueva interpretación que realiza nos va dejando claro toda la calidad que atesora, que no es poca.

ÓSCARS DEL FUTURO: JAKE GYLLENHAAL.


Gyllenhaal es uno de esos actores que ha conseguido dejar atrás su fama de guaperas para forjarse una reputada carrera como intérprete. Estoy seguro de que en un futuro conseguirá la preciada estatuilla dorada, Nightcrawler ha sido solo la gran confirmación de que este americano tiene una capacidad brutal para cualquier papel que se proponga.

DONNIE DARKO (2001).


Este filme no pudo ser estrenado en cines por los sucesos del 11 de Septiembre, por lo que su lanzamiento fue directamente a DVD y VHS. Aunque tras esto y a petición popular fue llevada a los cines, convirtiendo a la primera película protagónica de Gyllenhaal en una película de culto. Interpreta a un adolescente que tiene visiones con un siniestro conejo gigante que predice el fin del mundo.

BROKEBACK MOUNTAIN (2005).


Después de haber participado en el conocido blockbuster The Day After Tomorrow (junto a Dennis Quaid), Gyllenhaal comenzó a ser una cara cada vez más habitual, y su gran oportunidad le llegó gracias al director Ang Lee y su obra maestra Brokeback Mountain, uno de mis largometrajes favoritos. La historia de los vaqueros homosexuales cautivó a la gran mayoría del público, no así a los conservadores o a la Academia, que le negó el merecido galardón a Mejor Película. ¿La ganadora? Crash.

ZODIAC (2007).


Tras un parón de dos años sin realizar ningún papel (y tras no conseguir roles importantes como Spiderman o Batman), el americano volvió con este thriller de David Fincher en el que comparte pantalla con Mark Ruffalo y Robert Downey Jr. (ahí es nada). En este filme vemos la investigación que levanta el asesino del zodiaco, un psicópata real que actuaba a finales de los años 60.

PRISONERS (2013).


Después de protagonizar la fallida adaptación de Prince of Persia, una nueva película junto a Anne Hathaway (Love and Other Drugs) y otro retiro de 2 años, Gyllenhaal volvió por todo lo alto con un nuevo thriller cuya trama gira en torno al secuestro de dos niñas y todos los esfuerzos de policía y familiares por encontrarlas.

NIGHTCRAWLER (2014).


Ayer mismo realice una reseña sin spoilers sobre esta cinta poco conocida en comparación a la calidad que atesora. Una de las grandes olvidadas de la Academia en el curso pasado, Nightcrawler se centra en Lou Bloom, un adulto con dificultades para encontrar trabajo que decide centrar su vida en la investigación de sucesos nocturnos en la ciudad de Los Ángeles.

SOUTHPAW (2015).


A simple vista salta que la preparación física para el papel ha sido brutal. En una película todavía pendiente de estrenar en territorio español (ni siquiera tiene fecha), la crítica coincide de forma unánime: es la mejor interpretación de su carrera. También están de acuerdo en que el nivel del actor está muy por encima de la calidad del filme, lo que podría jugar una mala pasada de cara a la carrera por los premios (aunque Eddie Redmayne con The Danish Girl lo tiene muy de cara).

EVEREST (2015).


Estrenada hace apenas 3 días, he de decir que el actor americano fue una razón muy potente de que me planteara ir al cine a verla. En su contra, el precio de las entradas y que nuevamente coinciden en que su nivel de interpretación está muy por encima del de la película. En esta historia sobre alpinistas atrapados en el monte más alto de la Tierra le veremos nuevamente dar lo mejor de si mismo, y una anécdota curiosa es que casi pierde una oreja durante el rodaje a causa de las bajas temperaturas.

SI TE GUSTÓ LA ENTRADA, COMPÁRTELA CON TUS AMIGOS PARA QUE ASÍ PUEDA LLEGAR A MÁS GENTE, ¡GRACIAS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario